Información adicional

Peso 300 kg

Muelle 10-15 kg

20.00

15 disponibles

Eleve la experiencia inolvidable de tu columpio con un muelle adecuado al
peso de tu bebé.

• De 0 a 10 kg o hasta la edad de 8 meses (si tu bebé ya se balancea activamente de forma independiente, elija el muelle más grande) (Muelle 0-10 kg)

• De 10 a 15 kg o 3 años de edad

¡El reemplazo del muelle es obligatorio cada 6 meses! ¡Todos los muelles
Adamo están equipados con una correa de seguridad de acuerdo con las
normas de seguridad!

¡Descubre por qué tenemos dos tipos de muelles! ¿Por qué es importante?

El columpio en sí proporciona una sensación relajante, pero todo esto se
puede mejorar aún más cuando se combina con el muelle. El muelle
aumenta la experiencia del columpio en al menos un 50%, ya que el bebé no
solo se mueve hacia adelante, hacia atrás o en círculo, sino todo esto se
complementa con un movimiento de arriba hacia abajo.

Después del nacimiento, el balanceo y el meciendo son muy importantes
para los bebés, ya que es el mismo movimiento que sentía en la barriga
durante los 9 meses de gestación.
A los recién nacidos les encanta el columpio, ya que los tranquiliza, los relaja
e incluso los duerme.

Con nuestro muelle de 0-10 kg podrás mover suavemente al bebé arriba y
abajo, así podrás imitar el movimiento con nuestro columpio, que ya conoce
bien por su estancia en la barriguita, y eso es lo con los bebés se encuentran
más cómodos. El muelle más grande se recomienda a partir de 10 kilos por
lo que no se moverá bajo el peso de un recién nacido.

Cuando el bebé ya pesa más de 10 kg o se balancea fuertemente de forma
independiente en el columpio (más de 8 meses de edad), lo más probable es
que el bebé ya pueda sentarse en el columpio. En este punto, las piernas del
bebé deben estar fuera de las aberturas para las piernas, el cuerpo se debe
mover hacia adelante hasta que los muslos del niño estén a la altura de
agujero.

En ese momento debe ajustar la altura del columpio con el mosquetón en la
cuerda para que los pies del bebé no toquen el suelo. Si el columpio se ha
ajustado correctamente, el centro de gravedad del niño se coloca en la parte
delantera del columpio, por lo que la barra delantera se ajusta a la altura de
los hombros del bebé (para que el niño no pueda salirse o voltearse debido a
la combinación de los centro de gravedad y la altura). ¡Esta altura le hará
empujar hacia abajo en el columpio y rebotar!

Así el columpio de cuna ya se transforma en un columpio de muelle. Aquí es
donde comienza la verdadera diversión, cuando el bebé controla el columpio
por sí mismo, desarrollándose sus habilidades de coordinación. De esta
forma le ayudamos a caminar con confianza más adelante. Y si el bebé se cansa, simplemente se le acuesta boca arriba y el columpio-cuna lo mece
hasta que duerma.
No se recomienda bajar el columpio por completo, el bebé no debe estar
completamente de pie en el columpio.